ARTROPLASTIA TOTAL DE RODILLA (Prótesis de rodilla)

Es una cirugía mayor para sustituir las superficies de cartílago lesionado por fricción y desgaste de la rodilla por metal (aleación de cromo, cobalto, molibdeno), una parte en el  fémur, otra en la tibia y entre los metales polipropileno (plástico), además polipropileno en la rótula. 

Se Indica cuando el desgaste (osteoartrosis) de las superficies de fricción es tan importante  que genera un dolor que limita sus actividades cotidianas. Incapacita o limita las actividades del paciente, ya que el dolor en la rodilla no permite realizar actividades cotidianas o laborales.

El objetivo es disminuir (no quitar) el dolor de un 85% al 95%, permitiendo la flexión de su rodilla en un ángulo recto (90° mínimo) o más. 

Tiene una duración  de 10 a 15 años, incluso 20 años con nuevos materiales, de acuerdo al  cuidado que se tenga. Al final de los 15 años o en un desgaste anticipado, se tiene opción a una segunda artroplastia (prótesis) pero la duración disminuye. 

Cuidados: el paciente deberá de tener un control excelente de enfermedades de fondo como Diabetes Mellitus, Hipertensión Arterial Sistémica, cuidado de infecciones en orina, genitales o en dentadura.  

Cuidados como no aumentar de peso, no cargar objetos muy pesados, no sentadillas, no actividades que generen flexión importante de rodilla, deportes de alto impacto, un mal cuidado disminuye considerablemente su duración (5 años o menos). 

REQUISITOS:    

a) Perfil Clínico (Laboratorio: BH, QS, TP, TPT, Examen General de orina.)

b) Radiografía Tele de Tórax

c) Electrocardiograma 

d) Valoración Pre-quirúrgica

e) Valoración de Odontólogo (eliminar caries).

Se opera el mismo día en que se interna, el procedimiento tiene una duración aproximada de  5 horas: 30 minutos de preparación de equipo, 30 minutos de anestesia, cirugía de 90 a 120 minutos, recuperación de 90 a 120 minutos. El tipo de anestesia será determinado por el especialista. 

Ya en su habitación se encontrara con su extremidad operada, cubierta por un vendaje con algodón  y 2 mangueras que salen del vendaje, una azul gruesa conectada a una hielera, que le provee de frió para disminuir el dolor y la hinchazón, y 1 manguera delgada y transparente conectadas a  un tambor en donde se colectó sangre evitando que se acumule en la rodilla. Este se retira después de 24 horas después de la cirugía.

Dependiendo de la anestesia practicada, tendrá un analgésico (medicamento que disminuye el dolor).  Se administra un medicamento antitrombótico subcutáneo con fin de disminuir el riesgo de tromboembolia.

El primer día se tiene reposo absoluto, el segundo día se realiza primera curación y se colocan medias de compresión elástica antitrombóticas, se inicia rehabilitación y ejercicios en cama, el tercer día se intentará estar de pie y de ser posible caminar asistido con andadera, Rehabilitador y/o familiar. 

El día que se de alta se extenderán nuevas indicaciones por escrito para los cuidados postoperatorios y rehabilitación en casa. Los cuidados de la herida quirúrgica deben ser estrictos por parte del paciente y familiares para evitar infección.

Se espera su retiro de puntos en la primera visita en consultorio (a los 14 días aproximadamente), ya con una mejoría en la marcha con ayuda de una andadera.

La fuerza de la marcha, el rango de movilidad, la sensibilidad en la herida, y la hinchazón de la pierna mejoraran de forma progresiva y de acuerdo al esfuerzo y tenacidad que se apliquen en la rehabilitación.

En los primeros 3 ya se encontrará caminando sin ayuda de andadera ni bastón, en ocasiones la rodilla se hinchan o inflaman lo cual disminuirá progresivamente, a los 6 meses la rodilla se encuentra hinchada en ocasiones pero ya con la fuerza suficiente para movilizarse sin dolor y de forma independiente, notando los cambios de antes de operarse de forma importante.

El proceso de integración a su vida cotidiana requerirá de 6 a 7 meses, requiriendo de paciencia y perseverancia, pero al final encontrará que el esfuerzo vale la pena.

Leave a comment