Prótesis de rodilla

ARTROPLASTIA TOTAL DE RODILLA O REEMPLAZO ARTICULAR

El reemplazo de la rodilla por una prótesis es un procedimiento quirúrgico en el que se quita el hueso y el cartílago dañados y se sustituyen por componentes hechos de aleaciones metálicas, plásticos de calidad superior y polímeros (polietilenos)

Las prótesis son diseñadas para imitar el rodamiento y el movimiento de deslizamiento naturales de la rodilla. Existe una amplia variedad de opciones que permiten al cirujano personalizar la prótesis dependiendo del daño, de la edad y del nivel de actividad física del paciente.

Las prótesis de rodilla tienen un componente de aleación metálica que sustituye la parte articular del fémur y otro componente que sustituye la parte de la tibia. Además contienen un plástico de alta densidad (polietileno) para sustituir el cartílago erosionado entre estos dos componentes metálicos.

Indicaciones

Si su rodilla está dañada severamente debido a la artritis o a una lesión, seguramente le es difícil realizar simples actividades cotidianas, como caminar o subir escaleras. Incluso es posible que comience a experimentar dolor estando sentado o acostado.

Si las medicinas, los cambios en sus niveles de actividad y el uso de asistencias para caminar ya no le ayudan, entonces debe considerar la posibilidad de una cirugía de reemplazo total de rodilla.
Al restaurar las superficies dañadas y desgastadas de su rodilla, la cirugía de reemplazo total de rodilla puede aliviar su dolor, corregir la deformidad de su pierna y ayudarle a realizar sus actividades cotidianas.

La causa más frecuente de reemplazo de rodilla es la artrosis de la articulación causada por el desgaste (osteoartritis). En la osteoartritis se produce una erosión del cartílago que ayuda al movimiento de deslizamiento de la rodilla.

La osteoartritis es provocada por la sobrecarga articular, por los traumatismos repetidos, por las patologías de los ligamentos cruzados o de los meniscos, por la diabetes y por otras enfermedades que afectan a huesos y articulaciones.

Le provoca dolor, más intenso al caminar o subir escaleras, hincarse o levantarse de una silla, aunque puede aparecer en reposo y ser muy severo, causa deformidad de la rodilla en varo o valgo e incapacita o limita la calidad de vida al no permitir realizar las actividades diarias por el dolor y rigidez.

El reemplazo articular por una prótesis consigue aliviar el dolor cuando otras terapias han fracasado. Además, permite restaurar la función de la articulación dañada por la artrosis y alinear la rodilla.

Diagnóstico

El médico especialista en Ortopedia debe realizar un completo examen físico para evaluar el movimiento, la estabilidad y la fuerza de la rodilla del paciente. Las radiografías o las resonancias magnéticas pueden ser necesarias para determinar el daño que ha sufrido la rodilla. En base a los resultados tomará la decisión de recurrir al reemplazo de la misma.

Opciones de Tratamiento

Se contemplan otras soluciones parciales para paliar los síntomas antes de recurrir a la prótesis articular. Sin embargo, en muchos casos se sabe que a largo plazo la única solución será la prótesis.

En las etapas tempranas, la artritis de la rodilla se trata con medidas conservadoras.

  1. Las modificaciones del estilo de vida pueden incluir la pérdida del peso, ejercicios en donde no se aplique el peso del cuerpo como nadar o ciclismo, y minimizando las actividades que agravan la condición, tales como la de subir escaleras.
  2. Los ejercicios pueden ayudara aumentar el arco de movimiento y flexibilidad así como también ayudan fortalecer los músculos en la pierna.
  3. Usar utensilios sustentadores tales como un bastón, llevando inserciones amortiguadoras en los zapatos, o llevando rodilleras.
  4. Otras medidas pueden incluir aplicaciones de calor o hielo, pomadas y ejercicios en el agua.
  5. Varios tipos de medicamentos pueden usarse para tratar la artritis de la rodilla. Porque cada paciente es diferente, y porque no toda la gente responde de la misma manera a medicaciones, nosotros desarrollamos un programa específico para su enfermedad.
  6. Las medicaciones antiinflamatorias pueden ayudar a reducir la hinchazón en la articulación y mejorar el dolor.
  • Glucosamina y condroitin sulfato son los suplementos orales que pueden mejorar las condiciones del cartílago si aún existe y aliviar el dolor de osteoartritis
  • Corticoesteroides son poderosos agentes antiinflamatorios que pueden ser inyectados en la articulación pero a largo plazo perjudican al cartílago y pueden tener efectos secundarios importantes como aumento de la glucosa en sangre, y ganancia de peso corporal.
  • Terapia de hialuronato consiste en una serie de inyecciones destinados para cambiar el carácter del fluido de la articulación y mejoran los síntomas temporalmente.

¿Es a usted candidato a una artroplastía de rodilla? 

La decisión de someterse o no a una cirugía de reemplazo total de la rodilla debe ser mutua entre usted, su familia, y nosotros. El primer paso es realizar una evaluación con el fin de determinar si usted puede beneficiarse de esta cirugía.

La mayoría de los pacientes que se someten a reemplazos totales de rodilla se encuentran entre los 60 y 80 años de edad, pero los pacientes evalúan de manera individual. Las recomendaciones para la cirugía están basadas en el dolor y la incapacidad del paciente, y no en la edad.

El reemplazo de rodilla es uno de los avances en la cirugía ortopédica más importantes y fue realizado por primera vez en el año 1968. Las mejoras a los materiales y técnicas quirúrgicas que se han realizado desde entonces han aumentado su eficacia en gran medida. Cada año, se llevan a cabo aproximadamente 300,000 reemplazos totales de rodilla en los EE.UU.

Entre las razones que indican que usted se beneficiará de un reemplazo total de rodilla se encuentran comúnmente:

  1. El dolor severo de la rodilla que limita sus actividades diarias, incluyendo caminar, subir o bajar escaleras y levantarse y sentarse de una silla. Es posible que para usted sea muy difícil caminar más de unas pocas cuadras sin experimentar un dolor significativo y que tenga que utilizar un bastón o caminador.
  2. El dolor moderado a severo de la rodilla mientras está descansando, ya sea de día o de noche.
  3. La inflamación y la hinchazón crónica que no mejora con el descanso o con los medicamentos.
  4. Las deformidades de la rodilla, una rotación hacia afuera o hacia adentro de su rodilla.
  5. La rigidez de la rodilla y la incapacidad de doblarla o enderezarla.
  6. La incapacidad de lograr que el dolor se alivie con los medicamentos antiinflamatorios. 7. La incapacidad de tolerar, o las complicaciones debido a los medicamentos para el dolor. 8. La incapacidad de mejorar sustancialmente con otros tratamientos, como las inyecciones locales en la rodilla, la fisioterapia u otras cirugías.

Resultados

Los resultados de una cirugía de prótesis de rodilla dependen de la correcta selección de los casos que deben operarse, del procedimiento técnico y de la rehabilitación cuidadosa. El éxito es en conjunto del Cirujano Ortopédico y del paciente al tener apego y disciplina al tratamiento. La experiencia del equipo quirúrgico es clave en el éxito de la intervención.

Por otra parte, la rehabilitación precoz por un equipo experimentado mejora la recuperación funcional tras la cirugía.

Leave a comment