Lesión del ligamento cruzado anterior

Ligamento Cruzado Anterior (LCA) es el “ligamento de finura o elegancia articular”. La ruptura del LCA es una de las tragedias deportivas  más frecuentes. Causando inestabilidad de la rodilla y secuelas de desgaste articular a edad temprana.

ANATOMÍA

La rodilla es una articulación que comprende tres huesos: el fémur, la tibia y la rótula. Esta articulación está estabilizada por unas estructuras dinámicas y estáticas. Entre las estructuras estáticas tenemos los ligamentos de la rodilla: el ligamento lateral interno, el ligamento lateral externo y los ligamentos cruzados: el ligamento cruzado anterior ( el más conocido por sus implicaciones en el deporte ) y el posterior. Estos ligamentos pueden dañarse en traumatismos directos o indirectos

El ligamento cruzado anterior estabiliza la rodilla, fijando la cabeza tibial para evitar que se desplace hacia delante y para limitar la rotación y torsión en valgo de la articulación. En el deporte, este efecto es fundamental para permitir giros y saltos durante la actividad deportiva.

INTRODUCCIÓN

Una lesión del Ligamento Cruzado Anterior (LCA) puede ir de un esguince, desgarro parcial o ruptura total. Se encuentra en el medio de la articulación de la rodilla y conecta la tibia con el fémur.

La ruptura del LCA es una de las tragedias deportivas  más frecuentes. Causando inestabilidad de la rodilla y secuelas de desgaste articular a edad temprana.

La incidencia de rupturas del LCA varía ampliamente, dependiendo del tipo de población. Se calcula que al año 1 de cada 3.000 personas sufren una ruptura del Ligamento Cruzado. En Estados unidos esto supone unas 100.000 lesiones de este tipo anuales. Según cifras de un estudio, en España, en 2001, se realizaron casi 17.000 cirugías de reparación del Ligamento Cruzado anterior.

MECANISMO DE LESIÓN Y CAUSAS:

La mayoría de las rupturas del ligamento cruzado anterior, se producen por el apoyo sobre un sólo pie en las caídas– saltos, o por frenar súbitamente en la carrera, aunque las condiciones concretas que influyen en la deformación del LCA no se conocen.

La lesión habitual ocurre durante la carrera o el salto, cuando frenan o cambian bruscamente su dirección mientras la pierna sigue fija en el suelo, forzando la rotación lateral o la torsión en valgo de la rodilla. Este mecanismo se ve con más frecuencia en futbolistas, esquiadores, jugadores de baloncesto y tenistas.

El ligamento cruzado anterior también puede romperse tras un traumatismo directo, cuando un impacto en la cara lateral de la rodilla mientras el pie está apoyado en el suelo.

FRECUENCIA:

Estas lesiones son mucho más frecuentes en deportistas, el fútbol, el béisbol, el básquetbol y esquiar originan el 78% de las lesiones del LCA y son hasta tres veces más frecuentes en mujeres que en hombres. Además es muy frecuentes que se acompañe de lesiones meniscales.

Función del LCA

El ligamento cruzado anterior estabiliza la rodilla, fijando la cabeza tibial para evitar que se desplace hacia delante y para limitar la rotación y torsión en valgo de la articulación. En el deporte, este efecto es fundamental para permitir giros y saltos.

“El Ligamento Cruzado Anterior es la primera barrera defensiva en la hiperextensión de la rodilla”

Todo esto le dota de tres funciones fundamentales, a saber:

  • Control de la hiperextensión y por tanto del recurvatum.
  • Control de la rotación interna.

Control del desplazamiento anterior de la tibia sobre el fémur (cajón anterior) tanto en flexión como en extensión.

Clínica

La sensación de crujido, la impotencia, la cojera, la imposibilidad del apoyo, el flexo de rodilla, el gesto claro de renuncia a la competición, la inflamación articular de aparición rápida, son síntomas que orientan el diagnóstico.

“Toda rodilla con derrame articular debe ser puncionada y evacuada”

El 85% de las hemartrosis de rodilla (sangre roja en el líquido articular) son secundarias a ruptura del ligamento cruzado anterior.

La presunción diagnóstica se debe completar con una buena exploración, y con pruebas de imagen como la Resonancia Magnética.

Una vez hecho el diagnóstico debemos responder tres preguntas:

  • Quién se opera
  • Cuándo se opera
  • Qué técnica emplear

TRATAMIENTO

A la hora de realizar un tratamiento en las lesiones del LCA debemos valorar mucho al tipo de paciente que tenemos que tratar, su actividad deportiva, sus requerimientos, y la clínica que presenta el paciente, ya que en muchos

El objetivo del tratamiento de la ruptura del LCA es evitar la inestabilidad articular, que aparece durante la práctica deportiva y otras actividades físicas o cotidianas. Esta inestabilidad de la rodilla, además de condicionar la calidad de vida, produce degeneración temprana de la articulación con artrosis precoz.

Cuando el paciente es candidato a cirugía, la intervención se realiza, mediante Artroscopia a través de pequeñas incisiones en la rodilla. En la cirugía sustituimos el ligamento cruzado anterior afectado por un injerto tendinoso, que puede ser del propio paciente, y que con el tiempo el tendón sufre un proceso de maduración y ligamentización, entonces, biológica y mecánicamente el injerto realizará la función de ligamento, estabilizando la articulación.

Una vez realizada la reparación del LCA con éxito, el paciente permanece 24 – 48 hrs horas ingresado en el centro hospitalario y posteriormente empezar un tratamiento rehabilitador que le permitirá realizar actividades de entrenamiento y gimnasio aproximadamente a los 4 – 6 meses y para la actividad deportiva de alto rendimiento a los 8 – 9 meses.

Leave a comment