Lesiones del manguito rotador

Uno de los problemas más comunes que afecta a la articulación del hombro es la patología de los tendones que mueven el hombro y el brazo, que en conjunto se llaman manguito rotador.

La lesión del manguito rotador es la causa más frecuente de dolor de hombro por encima de los 45 años de edad, afecta a una gran parte de la población y en la mayor parte de los casos no requiere tratamiento quirúrgico la patología del manguito rotador afecta fundamentalmente a los tendones que mueven el hombro, aunque en casos avanzados el cartílago articular se puede ver afectado secundariamente.

Causas de la lesión del manguito rotador

Es Multifactorial y va desde la tendinosis o degeneración leve a las rupturas completas y retraídas. La causa más frecuente del deterioro de los tendones es la degeneración atribuible a la edad, a menudo agravadas por actividades repetitivas como las relacionadas con trabajos físicos o actividades deportivas intensas.

Las lesiones del mango rotador, casi siempre, el tendón se va rompiendo de forma gradual, poco a poco, incluso a lo largo de años. De manera que el paciente no es consciente de cuándo se lo ha roto, sólo de cuándo le ha empezado a doler el hombro, y ni siquiera de forma muy precisa.

Factores como la genética, las enfermedades crónicas (diabetes, enfermedades reumáticas), los tratamientos oncológicos, la ocupación profesional (trabajadores de la construcción o de almacén que cargan peso, peluqueros o pintores que trabajan con los brazos en separación, mecánicos), los antecedentes traumáticos, la práctica de deportes en los que se usa intensamente los brazos (musculación, crossfit, boxeo, deportes de raqueta o de lanzamiento), el colesterol elevado e incluso el tabaco son factores de riesgo para la patología del manguito rotador.

Hay un grupo más pequeño de pacientes que sufren una rotura traumática claramente relacionada con una lesión definida, ya sea una caída, habitualmente con el brazo en separación, o una contracción excéntrica como sucede al realizar un lanzamiento, tras la cual tienen dificultad para elevar el brazo.

Síntomas de la lesión del manguito rotador

Los pacientes que presentan un dolor de inicio progresivo, sin desencadenante traumático claro, de meses o incluso años de evolución. En las primeras fases, el dolor se relaciona sólo con los movimientos del brazo, especialmente al elevar el brazo para tomar un objeto en alto, ponerse la chamarra, llegarse a la espalda, girar el brazo para tomar algún objeto el asiento de atrás del coche o meter el ticket del estacionamiento.

El dolor no está claramente localizado pero suele manifestarse en la parte externa del hombro, y típicamente irradia hacia la cara externa del brazo, en general hasta el codo – algunos pacientes incluso lo relacionan más con el brazo que con el hombro. También puede haber contractura de la musculatura que va desde el cuello hasta el hombro.

En fases más avanzadas, el dolor puede aparecer aunque el paciente no mueva el hombro, y es muy característico el dolor nocturno, dificultando el sueño.

Además del dolor, algunos pacientes tienen pérdida de movilidad y en las rupturas más grandes, pérdida de fuerza.

Se necesita una exploración física ortopedia dirigida y estudios de imagen complementarios para tener el diagnóstico de certeza y dar el tratamiento necesario, no todas las lesiones del hombro y del mango rotador se tratan con cirugía, existen tratamientos antes de realizar una cirugía, y si es necesario la reparación del mango rotador se realiza mediante Artroscopia, cirugía de mínima invasión, mediante pequeñas incisiones sin necesidad de abrir el hombro con una rápida recuperación.

Leave a comment